logo arriba
logo abajo
Jan 05, 2016

Mensajes subliminales en publicidad

¿Se siguen usando mensajes subliminales en publicidad? ¿Hay una cierta corriente conspiranoica que ve mensajes subliminales en todas partes? Cuando buscamos en Google “mensaje subliminal” nos aparecen muchas páginas con vídeos y fotos de distintos supuestos mensajes subliminales sobre todo relacionados con el omnipresente sexo.

¿Pero son casualidades o estos mensajes han sido incluidos a propósito?

Se considera publicidad subliminal a todo mensaje audiovisual que se emite por debajo del umbral que marca la percepción consciente, la que somos capaces de percibir dándonos cuenta de que llega, y que nos está incitando al consumo de un producto o servicio.

Este tipo de publicidad en principio no está permitida porque se entiende que están jugando con nosotros, manipulando nuestra mente para hacernos consumir. Pero parece claro que se han usado mensajes subliminales a lo largo de la historia de la publicidad, que no podemos asimilar de forma consciente pero que sí vemos y absorbemos en el subconsciente.

Ya en el siglo IV a.C. el filósofo Demócrito afirmaba que hay “muchas más cosas perceptibles que las que podemos percibir conscientemente” ¿Pero realmente estos mensajes tienen efecto en nuestras decisiones?

Un ejemplo clásico de estudio sobre el efecto de los mensajes subliminales en las decisiones de consumo es el realizado por James Vicary en Nueva Jersey durante la proyección de la película Picnic. Durante la película se lanzaron flashes imperceptibles que lanzaban el siguiente mensaje: “¿Tienes hambre? Come palomitas y bebe Coca Cola”. La muestra estuvo compuesta por 45.699 personas. Los resultados fueron los siguientes: se observó un aumento en las ventas de palomitas en un 57,7% y un incremento en la Coca Cola del 18% de los espectadores que habían recibido los mensajes subliminales respecto a los que no.

Otro ejemplo que aparece en el clásico libro de W.K. Key “Seducción subliminal” es el de la ginebra Gilbey’s. Realizaron un experimento con 1000 individuos a los que se presentó un anuncio de esta ginebra con bastante tinte sexual pero sin enviar ningún mensaje explícito. (Los publicistas querían representar hombre y mujer con aura lasciva, el hombre la botella y la mujer el vaso) pero además se puede entrever la palabra sex si miramos los cubitos del vaso. En fin, al preguntarles sobre los sentimientos que les suscitaba el anuncio el 62% describió sentimientos como satisfacción, sexualidad, romance, excitación, etc.

¿Qué hay de mito y qué hay de realidad en los mensajes subliminales?

Estos estudios mencionados y otros más en la misma línea apuntan a que sí parece que se pueda influir en las decisiones de consumo mediante mensaje subliminales. Ahora bien ¿los siguen usando las compañías para vender sus productos? Es complicado conseguir ejemplos a partir de los 80.





}