logo arriba
logo abajo
Feb 19, 2016

¿Qué es el design thinking?

Design thinking: observar el mundo con ojos de diseñador. Muy bonita expresión pero ¿y cómo ven el mundo los diseñadores? ¿Qué es exactamente el design thinking y para qué sirve? ¿Cómo se puede incorporar al día a día de una empresa? Demos un recorrido por él en busca de respuestas. 

También conocido como pensamiento de diseño, el design thinking es una metodología para enfocar la innovación (empresarial o en otros campos) que nos ayuda a crear opciones que no existían antes, es decir, no mejora lo que tenemos sino que crea. Así pues, el objetivo del design thinking es generar ideas innovadoras. 

Para ello utiliza técnicas procedentes del mundo del diseño, totalmente concebidas para fomentar la creatividad y por supuesto la innovación.  

La innovación crea algo nuevo que produce un valor añadido, que rompe la norma y los paradigmas establecidos y con el design thinking esto se realiza de forma ágil. Por lo tanto podríamos plantear el design thinking en el mundo empresarial como una estrategia para llegar a la creación de productos y servicios innovadores que aporten soluciones efectivas a las necesidades de los usuarios.

Podemos hablar de distintos tipos de Innovación. Está la incremental o evolutiva, con la que se crea valor sobre un producto o servicio que ya existe y la innovación disruptiva con la que se exploran nuevas líneas de negocio, mercados, productos, etc. 

Es la innovación disruptiva en la que se centra el design thinking, porque como hemos dicho se focaliza en crear ideas que no existían anteriormente. La metodología fue desarrollada por la consultora IDEO (Silicon Valley) liderada por Tim Brown. (IDEO  es la empresa que ayudó a Mac a desarrollar el primer ratón de ordenador, que surgió a partir de la bola de desodorante).

Así, cuando se quiere fomentar este tipo de innovación se plantean objetivos pero no procesos o planes establecidos. Los procesos demasiado estructurados condicionan la innovación porque generan rigidez. 

Para que se entienda mejor, Alex Castellarnau de IDEO decía en una charla en Perú en 2013: “si yo os pongo restricciones y os digo que algo lo tenéis que tener para hoy os vais a ir a la norma, al paradigma que tenéis en la cabeza”; por este motivo es complicado que se genere innovación.

Ahora bien, después de toda esta palabrería, ¿qué hay que hacer para incorporar esta metodología?

Etapas en el proceso de innovación con design thinking

El proceso consta de 5 etapas principales. Hay que tener en cuenta que no suponen pasos lineales sino que continuamente se puede ir de uno a otro y que cada uno influye en los demás. Por ejemplo, el usuario y sus necesidades serán transversales en todo el proceso. Además siempre se tendrá que ir evaluando o redefiniendo la estrategia. Es algo ágil y móvil. 

Empatizar

Hay que realizar un gran esfuerzo para conocer a los usuarios dentro de su contexto: su entorno y circunstancias. Para ello se utilizan técnicas de observación directa e investigación cualitativa, las clásicas de la investigación sociológica cualitativa: escuchar, preguntar, analizar. 

En la metodología desing thinking el usuario está en el centro del diseño, incluso puede formar parte de la creación y desarrollo del producto o servicio, esto se denomina co-creación como hablábamos en el artículo de marketing relacional. 

Definir

En esta segunda etapa se define el problema u objetivo sobre el que se va a trabajar a partir de las necesidades que hayamos detectado en los usuarios.  El objetivo es que el grupo se replantee sus paradigmas y ofrezca ideas novedosas, más allá de la norma, de lo que ya hay, de lo que se supone que todo el mundo hace. 

Para que esto suceda se crean grupos con personas diversas; un equipo  multidisciplinar será más creativo y tendrá mejores ideas. Por ejemplo en su charla Alex Castellarnau decía que en innovación de IDEO trabajaban desde ingenieros hasta artistas. Cuanto más diverso el equipo que se dedique a este tipo de innovación más posibilidades de que aparezcan ideas radicales, nuevas de verdad. 

Idear

Es el inicio del proceso de diseño y donde se comenzarán a generar multitud de ideas.

Prototipar

La idea es generar prototipos de forma rápida y sin gran coste económico. En todo el proceso de generación de prototipos se va a aprendiendo, probando múltiples opciones hasta que se llega a la ideal. Obtener una idea maravillosa desde el principio es complicado, por no decir que prácticamente imposible. 

Cuando decimos prototipos no nos referimos solamente a prototipos tecnológicos o productos concretos, también líneas de actuación, mercados a los que expandirse, etc. 

Se trabaja con prototipos siguiendo el círculo: idea, prototipo, evaluación del mismo. La premisa es que cuando se prueban distintas opciones aumentan las posibilidades de éxito. Este proceso se debe llevar a cabo una y otra vez de forma rápida y barata. Además se tiene que ir aprendiendo de cada uno de los intentos porque esa es una de las ganancias principales, el aprendizaje adquirido. 

Evaluar

Con la evaluación deberíamos descubrir si el prototipo cumplirá los objetivos, incluso si los supera. Se podrán usar diferentes métodos pero siempre habrá que contar con los usuarios ya que, como hemos dicho anteriormente, están en el centro del proceso y nos ayudarán a encontrar fallos, carencias, cosas a mejorar, etc. 

Otros aspectos importantes de la metodología design thinking

Todos los pasos están sujetos al trabajo en equipo, un equipo diverso y en el que siempre habrá una persona que conozca en profundidad la metodología y pueda guiar a los demás. Además el design thinking se basa en la co-creación, la red de aprendizaje y la imprescindible transmisión de conocimiento.

Por ejemplo, el mayor beneficio que se va obteniendo con el desarrollo de prototipos es el aprendizaje adquirido en el camino, salga el prototipo o idea para adelante o no. Por eso ese aprendizaje debe recogerse y transferirse. 

Respecto a la co-creación y red de conocimiento, es algo similar a lo que está ocurriendo en múltiples viveros de empresas que se están desarrollando por todo el mundo.  En ellos participan desde el sector público, a inversores y Start up, retroalimentándose y compartiendo sus experiencias y aprendizaje adquirido.

Técnicas en la metodología design thinking

Las técnicas van evolucionando continuamente y se van creando nuevas. A pesar de eso, hay algunas técnicas que podríamos considerar como “características” de los diseñadores y que se han incorporado a esta metodología.

Mapa de actores: este instrumento sirve para recoger de forma visual a todos los participantes de nuestro ecosistema. Se pondría en el centro del mapa una idea y alrededor toda la gente que contribuirá a desarrollarla e implementarla. Los actores pueden ser empleados pero también inversores o clientes. Cuanto más influencia tengan los actores más cerca se ponen del centro. 

Ponerse en la piel del usuario: como su propio nombre indica es hacer que los desarrolladores se transformen en usuarios. Es como lo que haría un actor para preparar un personaje sólo que en este caso es para mejorar la empatía y el conocimiento del otro. 

Interacción constructiva: es una técnica muy útil para la fase de testeo del prototipo. En ella se pide al usuario que vaya relatando en voz alta todo lo que piensa del prototipo según lo va usando, sintiendo, etc. así se puede obtener mucha información de forma espontánea, sin que el usuario tenga tiempo de pensar. 

El mood board: para un diseñador hacer un mood board es crear un collage gigante en el que se recogen de forma visual las ideas (tejidos, dibujos, fotos, etc.) para poder observarlo todo junto y fomentar la inspiración. También recuerda a los tablones del FBI cuando está analizando un caso y pone todas las pistas en el mismo lugar para ir atando cabos.  

El mood board es muy útil porque muchas veces las cosas no se pueden expresar con palabras, siendo otros elementos visuales más estimuladores. 

En definitiva hay múltiples técnicas provenientes del mundo del diseño que se utilizan en el design thinking y que hacen cualquier proceso de innovación más ágil y estimulante. 

¿Quieres conocer más sobre design thinking? Contacta con nosotros y estaremos encantados de charlar en nuestra oficina de Barcelona





}