logo arriba
logo abajo
Nov 27, 2015

El sexo en la historia de la publicidad

Sexo y publicidad es una de las relaciones más poderosas que existen. Miles de agencias de publicidad y marketing han trabajado sobre ella y siguen haciéndolo para ir adaptando todo el entramado publicitario a los tiempos que se van viviendo. 

La publicidad se profesionalizó entre los siglos XVIII y XIX con la Revolución Industrial y prácticamente desde el comienzo se vio que el contenido sexual podía ser un reclamo interesante por su poder para llamar la atención, el sexo es uno de los mayores estimulantes que existen para nuestro cerebro. 

Cuanta más libertad hay en una sociedad, más explícitamente aparece el sexo en la publicidad. Un ejemplo de esto es la publicidad que se hacía en París en la década de los años 20 del siglo XX.  En muchos anuncios se usaba la desnudez del cuerpo femenino como reclamo; no importa que no haya relación del producto anunciado con el sexo, es solo un modo de captar la atención, y provocar sensaciones, sean agradables o de escándalo.

Se utilizaba el contenido sexual para anunciar productos de lo más variopinto; lubricantes para automóviles, destinos turísticos o relojes.

Mensajes sexuales a partir del cuerpo femenino

El erotismo y sexo en la publicidad se ha relacionado tradicionalmente con el cuerpo femenino, tanto de una manera subliminal como directa. Por un lado buscando la captación rápida de la atención y por otro para relacionar las características tradicionalmente vinculadas al cuerpo femenino al producto o servicio que se quiere vender.

También se ha utilizado el cuerpo femenino como el objetivo al que llegar si se consume el producto en concreto. Todos/as recordamos los anuncios de “busco a Jaqks”, quizás uno de los mejores ejemplos para representar esta cosificación explícita del cuerpo femenino. 

Aparición del hombre como objeto de deseo

Seguro que muchos/as habéis visto el anuncio de “cómete un yogurín” de la mayonesa de Ligeresa. El él juegan con un elemento clave: la libertad sexual de la mujer. Es una estrategia muy interesante, porque a pesar de anunciar un producto de dieta no se centran en el aspecto físico de manera directa sino que acuden a las emociones, “eres una mujer sana y emancipada y podrás ligar con quien quieras”.

Algunos son mucho más explícitos, ¿os acordáis del anuncio de coca cola light de las secretarias que salían a la 11:30h a la ventana a ver a los obreros? 

A partir de ese anuncio, la agencia de publicidad de Coca-Cola siguió una estrategia similar para todos los anuncios relacionados con la Coca-Cola light, enfocándola totalmente al público femenino.

En este caso la vinculación del sexo al producto ha hecho que el consumidor final esté totalmente definido. El mensaje del anuncio se interpretaba dirigido específicamente a las mujeres. 

Pero mirémoslo desde otra perspectiva, ¿por qué los hombres no vinculan la coca-cola light con parecer un obrero sexy? ¿Tendría lógica no? Observamos a un obrero sexy que la toma, es una estrategia publicitaria básica: consumir lo que él consume para ser como él. Sin embargo en este caso no se da por dos aspectos fundamentales:

- Muchos hombres piensan que si consumen algo light parecen demasiado preocupados por su físico, y que eso les resta masculinidad.

- Los productos light siempre estaban enfocados a mujeres, el estereotipo de género que dice que las mujeres son las que deben cuidarse y estar bellas está implantado en la mente de muchas personas y es difícil desmontarlo. 

Este ejemplo nos demuestra que sexo y publicidad es una relación con alto potencial de éxito pero también supone una correlación muy delicada, en la que hay que definir muy bien los pros y contras y estudiar en profundidad cómo será interpretado el mensaje por la audiencia.

Coca-cola tuvo que sacar otro producto, la Zero, para captar a la parte del mercado que no se sentía identificada. 

Nuevas tendencias publicitarias y de marketing online

Como sabemos, la publicidad es una representación de los tiempos en los que vive una sociedad. Por lo tanto la relación sexo y publicidad también se debe adaptar a estos nuevos tiempos. 

Afortunadamente los estereotipos de género van difuminándose a la vez de que existe un rechazo frontal de una parte de la sociedad hacia los mismos. Esto deberían tenerlo muy en cuenta tanto agencias de publicidad como de marketing online. Buscar anuncios no sexistas pero seguir usando el erotismo como arma publicitaria es posible, aunque a veces pueda suponer mayor creatividad y trabajo, un buen ejemplo son los anuncios de chocolate Valor. ¿Nos apuntamos al reto?





}